s.o.s. resfriado!

s.o.s. resfriado!

septiembre 9, 2014 7 Por Veronica Blume

Es lo que tiene el detox… que desintoxica de verdad. Y lo que tiene que salir, sale sin más. No se esconde, ni se camufla: sale y se manifiesta .  Igual que limpiar una casa sin mover un solo mueble, no es realmente limpiar…

No es muy agradable a veces (más bien es un horror, la verdad)  pero forma parte del proceso, y , como todos los procesos, refuerza y da una oportunidad nueva.

 

Así que terminé mis dos días de detox  de ricos zumos (como os conté en el post anterior), y después me fuí a pasar un fin de semana maravilloso en la montaña. Ya que estábamos en modo detox, visitamos un precioso hotelito con un recorrido de aguas termales mineromedicinales y un entorno natural que sana, limpia y calma en profundidad solamente por ser como es. El dato es de esos que dan un poquito de miedo compartir, por ser una joyita accesible para todos,  en un lugar bastante aislado,  como si fuera un tesoro particular… pero ahí va:

www.hotelsantvicenc.com

 

A la vuelta, calma total y necesidad de descanso. A la mañana siguiente, un resfriado considerable, inevitable quizás.

Un resfriado de verano es particular, pegajoso, agobiante y con un toque surrealista. Apetece acurrucarse bajo una manta pero también saltar al mar refrescante…. tomar un tazón de infusión caliente… pero también chupar un gran cubito de hielo…. he ahí la confusión…

Mis síntomas: espesura mental, mocos.. muchos mocos, estornudos… muchísimos…. , ojos “aguados” y unas décimas de fiebre constantes que convierten todo en una especie de película japonesa en la que todo debe ocurrir con intensidad… a un ritmo lento, muy muy lento…. aunque el mundo no entienda esa necesidad , está claro.

Desde una perspectiva “alternativa”, ” conciente” o”natural”, cada síntoma es una expresión de algo, y cada proceso de sanación, una oportunidad de transformación. Sin comerme la cabeza demasiado, ya que el proceso está en marcha, y mi trabajo es sencillamente acompañarlo con toda la presencia posible.

Soy conciente de que vivimos en un mundo que exige velocidad, rendimiento y “pasar el proceso” puede resultar muy difícil, o casi imposible. a veces, según la agenda de cada uno. Pero dentro de lo posible, vale la pena hacer un balance y ver hasta dónde queremos sanarnos de verdad o enmascarar los síntomas con un medicamento y esperar hasta que vuelvan a aflorar . Porque volverán al ataque. Sin duda. Hasta que lo escuchemos de verdad.

MI LISTA BÁSICA DE REMEDIOS CASEROS PARA GRIPE O RESFRIADO COMÚN:

No estoy revelando ningún gran misterio, son trucos básicos más o menos conocidos por todos, pero a veces viene bien tenerlos todos reunidos para recordar que existe ésta opción. No soy doctora ni pretendo ir de sanadora. Simplemente comparto lo que a mí me funciona. Dicho ésto, allá vamos:

 

1. Infusión de JENGIBRE, MIEL Y LIMÓN… y CAYENA . O , en caso de calor aplastante (como hoy): agua mineral a temperatura ambiental  (nunca frío, por favor) con jengibre rallado, zumo de limón y miel.

Vayamos por partes: El jengibre es la gran estrella. Además de una larga lista de beneficios, tiene un gran poder estimulante del sistema inmunitario y es el rey antiinflamatorio. Calentará tu sistema desde adentro y te ayudará a aniquilar ese resfriado, sin duda!  Prepárate para sudar y sacar ! A mí me encanta sentir su efecto “hornito interno”, indicador de que está actuando.

Para preparar la infusión, corta dos dedos de jengibre fresco y hiérvelo durante 2-5 minutos en una olla con dos tazas de agua mineral. Si quieres, puedes prepararlo con té blanco o té verde (el té verde también te ayudará a limpiar, bébelo todo el día) .También puedes hacer la versión fresca, rallando el jengibre y añadiéndole agua caliente o fría. Si te van las emociones fuertes (te lo recomiendo), añade pimienta cayena , que incrementa la circulación y aligera la congestión de las vías respiratorias,  además de crear el calor interno necesario para combatir procesos infecciosos.

Añadele el zumo de medio limón y una cucharada de miel  ecológica y tendrás una bebida deliciosa, caliente o fría, con un poder antiinflamatorio increible. Tu mejor aliado en éstos momentos.  Yo lo bebo todo el día.

Como ves, las posibilidades son infinitas. Prueba. Juega. Usando éstos ingredientes, no te puedes equivocar!

 

 

wpid-camerazoom-20140909111529440_orig_1.jpg

 

2. SOPA MISO

Porque es un básico siempre, y en épocas de debilidad, se convierte en mi mejor amiga. Revitaliza, más que cualquier café del mundo, es alcalizante, uno de los mayores eliminadores de toxinas y nutrientes más ricos que existen.

La sopa miso es toda una Señora, y merece un post en sí, pero no podía dejar de incluirla aquí.

 

wpid-camerazoom-20140909111716398.jpg

 

3. LAVADOS NASALES

Con suero fisiológico o , idealmente con una LOTA y agua mineral con sal marina , o del Himalaya si quieres ser extra exquisito con tu nariz.

Mantener la nariz limpia es una opción mucho más interesante que ir subiendo las mucosidades de vuelta hacia la cabeza, es una cuestión de sentido común y de higiene. Hacerlo con una lota tiene truco , pero también muchísimos beneficios, como una limpieza profunda, antibacteriana, un efecto tónico sobre ojos , oidos y nariz así como el cerebro… Está claro que merece un post en sí. Vendrá en breve, de cara al otoño. Os sorprenderá!

wpid-camerazoom-20140909111933524.jpg

 

3. DORMIR. DESCANSAR. DORMIR MÁS.

Obligatorio. El cuerpo te lo está pidiendo a gritos. Aprovecha y regálate todo el descanso que puedas. De ésta manera el sistema dispondrá de más energía para sanarse.

Y total, en éste estado, no podemos rendir mucho en otras cosas…. a veces es mejor retirarse con dignidad y descansar que aguantar peleando contra uno mismo.

 

 

wpid-camerazoom-20140909090925008.jpg

 

 4. VIVE EL PROCESO. ESCUCHA TU CUERPO. (no te rompas la cabeza, simplemente escucha)

Lo que te ocurre… qué te impide hacer? Y a qué te obliga?

Son dos grandes preguntas que pueden ser muy relevantes en tu vida.

Por ejemplo: Me duele todo, no me puedo mover y no dejo de estornudar/toser.

Me impide hacer cosas cotidianas, me obliga a detenerme. Solo tengo ganas de aislarme y toso/estornudo sin parar. Tengo la nariz llena de mocos (suena feo pero es que es asi), que, desde otra mirada, se podría traducir en “estar hasta las narices” .

Por hoy os dejo solo unas pinceladas del aspecto psicológico. Me parece un tema muy interesante, pero demasiado amplio para meterlo todo en un solo post. No os parece?

 

Para acabar:

Todo proceso curativo es una oportunidad para sanarse y para reirse un poquito de uno mismo. El humor es una de las más grandes medicinas que no debe faltar nunca jamás en nuestro botiquín personal de emergencia. Y en estados así, ayuda a contrarestar la gran dosis de autocompasión que se despierta.

Funciona!

 

wpid-camerazoom-20140909065650459.jpg.