Operación melena

Operación melena

marzo 18, 2015 7 Por Veronica Blume

Hace unos días subí una foto a instagram de cuando era morena. Divertido observar cómo la gente opina…. que si te quedaba mejor… que si mejor rubia, etc.

El pelo es una manera de exresarnos, de definir quien somos en ciertos momentos. Siempre he pensado que si me hubiera dedicado a otra profesión, seguramente mi pelo habría pasado por fases extremas y divertidas que habrían ocurrido en paralelo con las distintas etapas de la vida.  Soy de las que sienten el impulso de hacer un cambio cuando  hay movimientos en mi vida. Con los años éstos cambios ocurren más a nivel interno, pero años atrás han dado lugar a pelo negro, rojizo, rubio platino (ceja incluida) , pelo corto…. además de algún tatuaje con historia.

El pelo nos define. Una cabeza rapada , sin color, sin forma ni estilo, es un claro ejemplo de cuánto nos “viste” el pelo. Admiro a la gente que se presenta al mundo sin pelo, tal y como son, con la cara despejada en un gesto de autenticidad poderoso.

Pero hoy no vamos a hablar de ausencia de pelo, si no de una misión que llevo arrastrando muchos años:

MI OPERACIÓN MELENA.

Siempre he querido tener el pelo de Martina (Klein) o Vanesa (Lorenzo)… maravillosas melenas naturales, abundantes, fuertes y brillantes. Ellas lo saben y se ríen cuando se lo digo. Tardo bastante menos que ellas cuando nos peinan, lo cual podría ser una ventaja, pero el resultado… simplemente no es lo mismo…

Un día un peluquero me dijo, mientras levantaba mi melenita con dos dedos, que tengo “pelo infantil”. “Qué bonito suena eso!”- pensé yo… mucho más bonito que ” fino y frágil”.

Mi pelo es lo que es, lo mimo mucho… Y como aquí quiero compartir las cosas que me funcionan, pues quería compartir éstos consejos.

Si tu pelo es grueso y resistente, quizás éste no sea el post más útil, pero quizás algo te resuene.

No existe una fórmula para todo el mundo, pero sí unas pautas básicas que puedes adaptar a tus necesidades.

 

LAS BASES DE LA “OPERACION MELENA”:

 

1. Me lavo el pelo un día sí, un día no. Lavarlo demasiado no es bueno, principalmente porque elimina todos los aceites naturales del cuero cabelludo y el cabello en sí.

2. Hablando de aceite. Aunque parece que sea algo que debemos eliminar siempre , el aceite (en todas sus versiones) es necesario y muy beneficioso para el cabello. Un buen truco es aplicarse un buen aceite antes de lavarse el pelo. En las culturas más primitivas ésto formaba parte del ritual de belleza de la mujer, y hoy en día tenemos productos maravillosos diseñados para aportar al pelo todo lo que necesitamos. Un tratamiento de aceite es un regalo para el pelo.

 

Mis dos aceites favoritos:

L´HUILE DE LEONOR GREYL , de LEONOR GREYL  (lo puedes encontrar en www.lesalon.es )  es una maravilla. Además de nutrir, embellecer, suavizar y desenredar, lleva protector solar, lo cual lo convierte en el aliado perfecto para el veranito que se acerca. Me lo aplico por la noche, de medios a puntas y lo dejo actuar mientras duermo. Con un uso continuado, el cambio es sorprendente… el pelo se refuerza y no se rompe on tanta facilidad.

IMG_2204

 

BRINGADI, de KAMA AYURVEDA (lo puedes encontrar en www.evavillarbeauty.com) : Una mezcla de ingredientes potentes y exquisitos. Receta secreta de la India… siguiendo los principios ayurvédicos. Su aplicación es un poco distinta, ya que se calienta un poco de aceite y se aplica en la raiz (aprovecha para darte un masaje), y después hacia medios y puntas. Se deja actuar unos 15 minutos antes de lavar.

IMG_2149

3. Con qué me lavo el pelo? Hay muchísimos champús… realmente es un dilema dar con el champú de tu vida, y de lo más arriesgado aconsejar… cada cabello es un mundo y encima vamos cambiando de etapas, pasando por fases…. Lo ideal sería tener un champú neutral, para limpiar en profundidad, y uno de tratamiento. Mi último gran descubrimiento es éste: RUSSIAN AMBER IMPERIAL SHAMPOO,de PHILIP B (también lo encontrarás en www.lesalon.es). Tiene razones de sobra para ser considerado lo más máximo en cuidados capilares.  Es un producto caro, pero si puedes, no dejes de probarlo. Después de aplicarlo, deja que actúe todo el tiempo que puedas, para aprovechar al máximo sus cualidades.  El cambio es espectacular desde el primer uso. Incluso el pelo más dañado se transforma, se nutre de sus ingredientes naturales y queda brillante, sexy y con un movimiento que yo no había observado en mi pelo hasta ahora. La lista de beneficios es infinita… señoras y señores, con ustedes, LA JOYA DE LA CORONA:

IMG_2208

3. MENOS ES MÁS. Aunque nos encantan las planchas, las lacas y las espumas… dejémoslas para momentos puntuales, ya que castigan mucho el pelo! Hace unos dos años que no me tiño el pelo, y el resultado es que tengo bastante más cantidad y calidad. Mi padre siempre me decía que debía dejarme el pelo natural, que hay una armonía natural que no se puede imitar… y como con tantas cosas que me decía cuando era una adolescente rebelde… resulta que tenía razón. Quizás el pelo negro me quedaba bien, o no… pero la verdad es que mi pelo, natural, es mucho más feliz!

4. Un buen corte de pelo, cada dos o tres meses en mi caso y dependiendo de la calidad del pelo de cada uno…. mantiene las puntas sanas y asegura un buen crecimiento. A veces da pereza, pero encuentra una peluquería en la que te sientas a gusto y regálate una horita para tí.

Ésta mañana, en www.lesalon.es, en muy buenas manos:

FullSizeRender

 

Y ya está, no tengo más secretos que éstos…

Un pelo bonito y natural es el resultado de unos pocos cuidados bien seleccionados, constancia y mimos. La primavera es un buen momento para plantearse una nueva rutina, que, como siempre digo , funciona mejor cuando se enfoca desde una perspectiva no agresiva, como un ritual personal basado en los cuidados mimosos hacia una misma.

Espero que os sirvan éstos consejos… hasta la próxima!